Movilidad laboral y mercados de trabajo integrados en el Triángulo Norte de Centroamérica

 

Litigio estratégico para migrantes en Centroamérica

 

La movilidad de trabajadores plantea un importante reto al cumplimiento del Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte de Centroamérica, firmado a finales de 2014, entre los presidentes de Guatemala, Honduras y El Salvador, con el Vicepresidente de Estados Unidos. Este se propone avanzar en la integración regional, promover el crecimiento económico, superar la violencia y la pobreza, así como atenuar los efectos negativos de la migración irregular.

Esos tres países comparten la formación de corredores migratorios con diversos destinos y problemáticas asociadas. El principal mercado de trabajo de destino de los trabajadores migrantes centroamericanos es el de Estados Unidos. El 84,5% de los centroamericanos en Estados Unidos son nativos de los tres países del Triángulo Norte de Centroamérica; casi la mitad de ellos de El Salvador. En conjunto, las personas que residen en Estados Unidos representan 10% de la población total de esos tres países (Stoney y Batalova, 2013). No obstante, también se produce un intenso intercambio de personas de los tres países entre sí y con sus vecinos, especialmente Nicaragua y Belice.

El 84,5% de los centroamericanos en Estados Unidos son nativos de los tres países del Triángulo Norte de Centroamérica; casi la mitad de ellos de El Salvador.

En conjunto, las personas que residen en Estados Unidos representan 10% de la población total de esos tres países.

Esta movilidad va de la mano con la formación de un mercado de trabajo subregional. Una de las limitaciones para medir la cantidad de trabajadores migrantes y conocer su realidad es la ausencia de información, debido a la carencia de registros migratorios, a la desactualización de las fuentes de datos, a la movilidad irregular y a la falta de medidas institucionales para ordenar dichos flujos. No obstante, y pese a las subestimaciones, se estima que el 16%, si no más, de los migrantes intrarregionales residen en esos tres países (Naciones Unidas, 2013); son unas 100 mil personas aproximadamente. Sin embargo, la cantidad de trabajadores temporales puede superar esa cifra (Morales et all. 2012).

Ese mercado subregional se forma de la integración de varios corredores transfronterizos de trabajadores tanto permanentes como temporales; así como de las intersecciones con varias rutas de paso de la migración a México y Estados Unidos.

El 16%, si no más, de los migrantes intrarregionales residen en esos tres países; son unas 100 mil personas aproximadamente. Sin embargo, la cantidad de trabajadores temporales puede superar esa cifra.

Su existencia plantea varias preocupaciones:

  • Es un mercado con un gran potencial para el desarrollo económico de los países y el proceso de integración subregional, pues sin esa mano de obra móvil muchas actividades económicas posiblemente no sobrevivirían; además de algunas ocupaciones permanentes, proporciona fuerza de trabajo para labores de poca duración, las cosechas y los empleos temporales como construcción, comercio y servicios.
  • Pese a su importancia, ese mercado de trabajo no está regulado; se nutre de la migración “sin papeles” y de mecanismos de reclutamiento y contratación de trabajadores sin supervisión estatal, lo que incrementa la informalidad y la precarización laboral.
  • La falta de supervisión estatal contribuye a la desprotección de los derechos de los trabajadores, la posible proliferación de formas de abuso como la trata laboral, el trabajo infantil y la explotación de personas, inclusive, con propósitos delincuenciales.
  • Si bien existen normas y procedimientos, éstos no facilitan con agilidad la obtención de permisos de trabajo, no son transparentes, ni accesibles a las posibilidades económicas, educativas y culturales de las personas trabajadoras migrantes.
  • Con la suscripción de acuerdos regionales y de convenios específicos para la movilidad de mano de obra, entre países de origen y destino, se dispondría de normas, regulaciones y procedimientos comunes cuya ausencia incrementa la precariedad laboral.

Hace 10 años los países del Triángulo Norte, junto a Nicaragua, firmaron el Acuerdo Regional de Procedimientos para la Extensión de la Visa Única Centroamericana que facilitaba la movilidad de personas en el espacio conocido como el CA4. Dicho acuerdo permitía la movilidad de personas “en calidad de turistas, inversionistas, por negocios, salud, en tránsito, por motivos oficiales o para participar en actividades científicas, humanitarias, religiosas, artísticas, deportivas, de espectáculos públicos y otras”. Sin embargo, excluyó los permisos para trabajadores centroamericanos.

A pesar de la falta de facilidades, el mercado de trabajo integrado ha funcionado de hecho. No obstante, para fortalecer la integración regional, además de los avances en materia económica y aduanera, la Alianza para la Prosperidad debe contemplar la formalización de ese mercado de trabajo y la regularización de las migraciones laborales entre los países del Triángulo Norte y del CA4. Para construir una Región de Paz, Libertad, Democracia y Desarrollo, se debe fortalecer el acceso de las personas y, en particular de los trabajadores migrantes, al sistema de derechos económicos, sociales y culturales, que se derivan del trabajo, con independencia de la condición de origen de la persona trabajadora en todos los países de la región.

Fuentes:

Stoney, Sierra and Batalova, Jeanne (2013) Central American Immigrants in the United States, Migration Information Source - Migration Policy Institute (MPI), 18 de marzo de 2013. http://www.migrationpolicy.org/article/central-american-immigrants-united-states#3 (consultado el 10 de marzo de 2015).
Naciones Unidas (2013) Trends in International Migrant Stock: Migrants by Destination and Origin. “Cuadro 4. Trends in International Migrant Stock: Migrants by Destination and Origin”.     Naciones Unidas, Unidad de Población, División de Asuntos Económicos y Sociales.
Morales Gamboa, Abelardo et all. (2012). Migraciones y derechos laborales en Centroamérica. Tomo I. Características de las personas migrantes y de los mercados de trabajo. San José de Costa Rica: FLACSO - IDHUCA.

Fotografías: Abelardo Morales Gamboa

Descargar PDF:

Descargar PDF